Artículos Recientes

Inventan un sistema para proteger los edificios de los terremotos vendando los pilares


Inventan un sistema para proteger los edificios de los terremotos vendando los pilares

Posted: 04 Apr 2013 09:01 AM PDT

Shunichi Igarashi es un ingeniero estructural japonés que ha sorprendido al mundo de la construcción con una tecnología llamada SRF que, básicamente, consiste en envolver las columnas y las pilares del edificio con tiras adhesivas como si fueran vendajes para que resistan los terremotos.

El proceso SRF (Super Reinforcement with Flexibility) es realmente tan simple como suena. Sólo hay que exponer la superficie de un pilar, aplicar un diseño especial de adhesivo libre de disolventes y envolver las tiras de tela con fuerza alrededor de la columna, para que su resistencia se haga más alta.

La idea de pegar vendas de tela a un edificio para protegerlo de la fuerza de un terremoto no suena muy práctico. Sin embargo, cuando el Dr. Igarashi puso a prueba su sistema en el Gran Terremoto de Tohoku, el 11 de marzo de 2011, aprobó con sobresaliente. Había encontrado, sin duda, un original sistema de refuerzo sísmico para lograr reparaciones a corto plazo y de bajo coste; y sin necesidad de desalojar los edificios.

Una vez que el diseño final estuvo completo, el Dr. Igarashi instaló los vendajes en varios edificios a lo largo de Japón, incluyendo cuatro en la ciudad de Sendai. Y en todos los casos pudieron habitarse después de distintos terremotos, al contrario que los edificios de alrededor que no contaban con su protección.

Los vendajes SRF pueden resistir 16 toneladas de fuerza por 4 mm de capa, pero con la elasticidad suficiente como para absorber la energía y evitar el agrietamiento peligroso del pilar. Y funciona tanto para hormigón como para estructuras de madera, muy comunes en Japón.

Estos resultados fueron sorprendentes incluso para los fabricantes del material. Más tarde se determinó que, además de servir de corsé para el hormigón armado, el sistema SRF en realidad ayudaba a amortiguar las ondas sísmicas del terremoto, lo que da a la estructura otro nivel de protección.

Según glosa el Nikkei Business OnlineAl Dr. Igarashi se le ocurrió esta novedosa idea mientras estaba en Turquía. Había trabajado allí antes, pero regresó inmediatamente después del terremoto de Izmit de 1999, con un grupo de rescate japonés. Él y un grupo de arquitectos inspeccionó el edificio de una escuela que parecía segura y se determinó apta para el uso.

Desafortunadamente, pocos meses más tarde, una réplica casi igual de fuerte de aquel terremoto mató a los estudiantes cuando se derrumbó la estructura sobre ellos.

Shunichi Igarashi se sintió tan devastado por esta tragedia que permaneció encerrado en su habitación de hotel durante días. Entonces, una mañana, comenzó a sentir un terremoto. Cuando se estaba preparando para protegerse, vio una columna delante de él que estaba temblando, pero sin daños por los temblores. Estaba envuelta en una venda blanca. Luego, se despertó de su sueño.

Su primer pensamiento fue que el hormigón armado es como un cuerpo. Las barras de hierro de su interior son como el esqueleto y el hormigón es como la carne. En conjunto, son fuertes; pero si uno de ellos comienza a fallar entonces la estructura se deshace rápidamente.

En ese sentido vendar los pilares en un edificio sería igual a que un superhombre abrazara con sus brazos, con sus piernas, con su propia piel estos pilares. Como el bueno del Dr. Igarashi abrazó la almohada tras ese sueño lúcido donde la pena y el remordimiento le hicieron dar con una solución para salvar la vida de miles de personas frente a los terremotos.

Fuente y fotos: SRF. Vía:  Nikkei Business Online

Fuente Futuretech






--
_______________________________________________
"El medio más fácil para ser engañado  es creerse más listo que los demás."
 Francois de La Rochefoucauld
_______________________________________________
Carolina Barreiro
Antropología UCV 
Twitter: @MCBarreiro

MCBARREIRO Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Carolina Barreiro - carolinabarreiro@gmail.com - @mcbarreiro. Con tecnología de Blogger.