Artículos Recientes

La Guerra de los Huesos

La Guerra de los Huesos

La Guerra de los Huesos


A la izquierda, Othniel Charles Marsh. A la derecha, Edward Drinker Cope. 

Fight!

A principios del siglo XIX comenzaba a surgir en Inglaterra el estudio de los dinosaurios, aunque todavía ni siquiera eran conocidos como tales. Naturalistas como William Buckland, Gideon Mantell y Richard Owen describieron  a los primeros dinosaurios, entre los que se encuentra Iguanodon, posiblemente el dinosaurio más estudiado de todos y el más común en el registro fósil. Por aquella época los dinosaurios eran considerados reptiles de sangre fría con una actividad metabólica muy escasa, de modo que cumplirían a la perfección el perfil de animal grande y torpe. En 1842 Richard Owen los consideró lo suficientemente especiales como para meterlos en un clado distinto al resto de los reptiles, y acuñó el término Dinosauria. Tras Inglaterra, Estados Unidos se apuntó a la paleontología con Joseph Leidy, considerado como el fundador de la paleontología de vertebrados en EEUU.



Pero la paleontología de dinosaurios avanzaba por aquel entonces muy lentamente, y en la década de 1860 apenas había géneros de dinosaurios descritos. Todo cambiaría cuando en 1864 se toparon en Berlín dos paleontólogos de mucho carácter: Edward Cope, y Charles Marsh. Cope venía de una familia adinerada, y su interés por las ciencias naturales y especialmente por la paleontología le vino desde pequeño, siendo casi un niño prodigio de las ciencias naturales. Marsh, en cambio, no supo a que dedicarse hasta las 20 años, cuando su tío le ayudó en sus estudios hasta el punto de que terminó en Yale, y convirtiéndose al igual que Cope, en una eminencia en la paleontología de vertebrados.

Los dos científicos se llevaron buenas impresiones en sus primeros contactos, y cuando ambos volvieron a EEUU, se intercambiaron correspondencia y fotos de fósiles, e incluso llegaron a nombrar especies en honor mutuo (Cope le puso Ptyonius marshii a un anfibio extinto y Marsh le puso Mosasaurus copeanus a un reptil marino del mesozoico). Pero la cosa comenzó a cambiar cuando les tocó ir en la misma expedición a recolectar fósiles. Marsh decidió pasar por encima de Cope y sobornó a los trabajadores para que le informaran a él de los nuevos hallazgos mientras se los escondían a Cope. Pero la cosa fue a más, porque ante una reconstrucción de Elasmosaurus hecha por Cope Marsh puso en evidencia que éste había colocado la cabeza del reptil marino Elasmosaurus al final de la cola, en vez de al final del cuello. Para colmo, esto lo dijo estando Joseph Leidy al lado, con lo que el desprestigio de Cope fue aún mayor y el odio mutuo se incrementó más que nunca.


La errónea reconstrucción de Elasmosaurus realizada por Cope.

Desde entonces, ambos científicos intentaron acabar con el prestigio del otro, especialmente describiendo más especies nuevas de vertebrados fósiles, y sobre todo de dinosaurios. Fue así como Marsh y Cope tomaron todo el dinero que tenían a su alcance (Marsh de su tío y Cope de su familia) y pusieron a todas las expediciones posibles a barrer el oeste de EEUU en busca de fósiles para describir. Desde 1870 no se dedicaban a otra cosa que no fuera describir nuevas especies de vertebrados fósiles, rechazar las teorías del otro o incluso sobornar a los recolectores del contrario para que dejaran de pasarle fósiles y, en última instancia, dinamitarlos. Esta loca carrera por ver quién describía más dinosaurios finalizó a la muerte de Cope, que sólo logró describir 56 especies de dinosaurios ante las 80 que describió Marsh. Sí, has leído bien. Antes de Cope y Marsh se conocían menos de 20 especies de dinosaurios americanos. Después de ellos se conocían más de 150.

Reconstrucción de Stegosaurus realizada por Marsh, que además lo describió y fue el primero en lanzar la hipótesis sobre la colocación de sus placas que se sigue utilizando hoy día.

Esta historia, conocida como la Guerra de los Huesos, tuvo sin duda muchos puntos negativos para la ciencia, entre los que destaca la destrucción de fósiles antes de que estos cayeran en manos del rival. Sin embargo, gracias a la competencia mantenida, se describieron en esos años dinosaurios tan emblemáticos como Allosaurus, Diplodocus, Apatosaurus (antes llamado Brontosaurus), Triceratops o Stegosaurus, por nombrar a los más conocidos. Además, Marsh desarrolló durante esa época buena parte de la filogenia actual de los dinosaurios, pues estableció los clados Theropoda, Sauropoda, Stegosauria y Ornithopoda, que se siguen utilizando actualmente. También cabe destacar que aunque Marsh describió más dinosaurios, Cope se quedó antes sin fondos para pagar las excavaciones y además también se dedicaba mucho más que Marsh a escribir trabajos de otros bichos extintos o vivientes. La prueba de esto está en que Marsh publicó unos 270 trabajos científicos a lo largo de su vida, mientras que Cope llegó a los 1400, una cifra muy difícil de superar.

Cierto que Marsh y Cope llevaron la rivalidad profesional a un punto desproporcionado, pero nadie puede negar que representaron un importantísimo avance para la paleontología de dinosaurios y que sin duda se han ganado un puesto en la historia de la ciencia.
Noticia tomada de: elojodedarwin.com
Y compartida en Redes Sociales por: La Arqueóloga Mcamico

MCBARREIRO Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Carolina Barreiro - carolinabarreiro@gmail.com - @mcbarreiro. Con tecnología de Blogger.